Etiquetas

, ,

El partidazo que por lo visto estaban jugando en la vuelta el FC Barcelona y el Real Madrid, se vió tristemente ensombrecido por el siguiente acontecimiento.

Lo de que el entrenador del Real Madrid, Mourinho, metiera el dedo en el ojo al segundo entrenador del FC Barcelona, es una “anécdota” más en la gran pelea que se montó casi al final del partido.

Una vergüenza y el peor ejemplo del que es el deporte rey en España.

Factoría Delmont

Anuncios